¿35 euros por un placebo?

19 04 2010

La OCU denuncia públicamente en su web la venta de las pulseras “Power Balance”.

Últimamente, y debido a la popularidad creciente de estas pulseras “mágicas”, se lleva denunciando desde numerosos medios la venta de este placebo (en este mismo blog ya se habló hace un tiempo sobre esto). Ahora, la última en sumarse a estas denuncias públicas es la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

“Las pulseras holográficas que tanto éxito están teniendo son, simple y llanamente, otro producto milagro como los que desde la OCU venimos denunciando desde hace años. Sus pretensiones carecen de fundamento científico: ¿está dispuesto a pagar 35 euros por un mero placebo?”

“Enunciados absurdos, que no resisten un análisis serio, pero que adornados de palabrería pseudo-científica son capaces de engañar al consumidor incauto o, simplemente, lego en la materia: “hologramas integrados con frecuencias que reaccionan positivamente con el campo de energía del cuerpo”

Podéis leer el artículo entero de la página de la OCU pinchando aquí.

Como ya comentamos en este post, la gente que intenta demostrar que realmente funciona este engañabobos, recurren a una serie de ejercicios de equilibrio, no hace falta decir que estas pruebas no son serias ya que no hay ni doble ciego ni gaitas. Pues bien, hace tiempo vi un vídeo de un programa de televisión australiano, en el que cogen a uno de estos timadores y le hacen pasar por una prueba de doble ciego sencilla (una de verdad es mucho más estricta).

La prueba es tan fácil como coger el holograma y ponerlo en una tarjeta de crédito, hacer estos ejercicios con diversas personas (sabiendo que lo tienen) y comprobar que “funciona”. Después a algunos participantes, sin que ellos ni el vendedor lo sepan, le meten tarjetas de crédito normales y a otros la verdadera con el holograma. Pues bien, el vendedor no fue capaz ni por asomo de adivinar quien tenía el holograma y quien no, lo que evidencia la tomadura de pelo que es esto.

La prueba está más o menos a mitad del vídeo.

En fin, para los que ya usen este tipo de remedios “mágicos” y no tengan la mente tan abierta como para aceptar el engaño, pues lo siento por ellos, no hay nada que hacer. Para los demás, os sugiero que advirtáis de la estafa a vuestros seres queridos para que no los timen.

Desde aquí quedáis avisados, ahora vosotros sois libres de elegir. Podéis guiaros por el pensamiento mágico y por Guti, o bien por el sentido común y la OCU.