¿35 euros por un placebo?

19 04 2010

La OCU denuncia públicamente en su web la venta de las pulseras “Power Balance”.

Últimamente, y debido a la popularidad creciente de estas pulseras “mágicas”, se lleva denunciando desde numerosos medios la venta de este placebo (en este mismo blog ya se habló hace un tiempo sobre esto). Ahora, la última en sumarse a estas denuncias públicas es la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

“Las pulseras holográficas que tanto éxito están teniendo son, simple y llanamente, otro producto milagro como los que desde la OCU venimos denunciando desde hace años. Sus pretensiones carecen de fundamento científico: ¿está dispuesto a pagar 35 euros por un mero placebo?”

“Enunciados absurdos, que no resisten un análisis serio, pero que adornados de palabrería pseudo-científica son capaces de engañar al consumidor incauto o, simplemente, lego en la materia: “hologramas integrados con frecuencias que reaccionan positivamente con el campo de energía del cuerpo”

Podéis leer el artículo entero de la página de la OCU pinchando aquí.

Como ya comentamos en este post, la gente que intenta demostrar que realmente funciona este engañabobos, recurren a una serie de ejercicios de equilibrio, no hace falta decir que estas pruebas no son serias ya que no hay ni doble ciego ni gaitas. Pues bien, hace tiempo vi un vídeo de un programa de televisión australiano, en el que cogen a uno de estos timadores y le hacen pasar por una prueba de doble ciego sencilla (una de verdad es mucho más estricta).

La prueba es tan fácil como coger el holograma y ponerlo en una tarjeta de crédito, hacer estos ejercicios con diversas personas (sabiendo que lo tienen) y comprobar que “funciona”. Después a algunos participantes, sin que ellos ni el vendedor lo sepan, le meten tarjetas de crédito normales y a otros la verdadera con el holograma. Pues bien, el vendedor no fue capaz ni por asomo de adivinar quien tenía el holograma y quien no, lo que evidencia la tomadura de pelo que es esto.

La prueba está más o menos a mitad del vídeo.

En fin, para los que ya usen este tipo de remedios “mágicos” y no tengan la mente tan abierta como para aceptar el engaño, pues lo siento por ellos, no hay nada que hacer. Para los demás, os sugiero que advirtáis de la estafa a vuestros seres queridos para que no los timen.

Desde aquí quedáis avisados, ahora vosotros sois libres de elegir. Podéis guiaros por el pensamiento mágico y por Guti, o bien por el sentido común y la OCU.

Anuncios




Sobre piedras “mágicas”

16 11 2009

¡Hola a todos!

Resulta que hace unos meses vino mi tio a mi casa y me comentó que un amigo suyo le había vendido una piedra por 50 euros (“Te han estafado”, pensé yo). Claro, que no era una piedra normal (o sí xD), por lo visto esa piedra tenía propiedades “mágicas” que potenciaban el sentido del equilibrio entre otras cosas (supongo que lo mismo habrá piedras que hasta te alargan el pene).

Mi tio me propuso que lo probara y acepté, desde mi escepticismo, dicha prueba.

¡Pues resulta que funcionaba! Me puse a patita coja y brazos en cruz (sintiéndome un poco gilipollas, la verdad) y mi tio me empujaba… Pues siempre que tenía la piedra en la mano me mantenía en pie, y si no la tenía no (es curioso que a veces la dejaba inconscientemente justo a mi lado y no hacía efecto). Probé de mil maneras, agarrando un mechero, luego empujando yo a mi tío… no había manera.

– “¿Y cuál es el fundamento científico de esto?” Le pregunté a mi tío. A lo que me respondió que por lo que él tenía entendido, es porque la piedra emite unas vibraciones que se ponen en consonancia con nuestro cuerpo, o algo así. “Pero eso no me parece muy científico”, le espeté  “¿Y así, sin pruebas de doble ciego ni nada?”. -“Tu búscalo en internet, que hay mucho escrito sobre eso, a lo mejor es algo paranormal….”

¡Ay lo paranormal…! la Universidad habría fracasado conmigo si me quedase con la primera respuesta paranormal, en vez de usar el sentido crítico (sentido del que muchos carecen) y buscar una respuesta racional.

En fin, todo lo que encontré en internet, de la propia gente que se dedicaba a vender piedras por 50 euros, es que funciona por las resonancias del cuerpo y los chis de éste, potenciando el equilibrio y otras tantas cosas. ¡Menudo engañabobos!

Es fácil pensar que todo esto tiene más que ver con alguna cuestión psicológica como la autosugestión, Pero hoy, leyendo menéame, me he encontrado con este curioso post en el cual se habla del efecto ideomotor, el cual es un fenómeno psicológico que consiste en que cuando una o varias personas conocen la respuesta o el fin de algo, su cuerpo realiza movimientos inconscientemente.

Este efecto explica la kinesiología aplicada (en la cual se basa todo este engaño de la piedra), la ouija, la escritura automática, etc etc…

Pero bueno, el conocer una respuesta racional no hace que deje de asombrarme el truco de la piedra, ni que esta deje de funcionar. Es sólo que en vez de asombrarme lo paranormal, lo que me asombra y me parece maravilloso es la ciencia y como nuestro cerebro hace cosas realmente sorprendentes y que no esperamos.

Como decía el gran Carl Sagan:

“Yo mantengo que hay mas maravilla en ciencia que en seudo ciencia. Y en adición, y en la medida que este termino tenga algún significado, la ciencia tiene la virtud adicional, y no de poca consideración, de ser cierta.”





Cita

22 07 2009

Hay una infinidad de cosas que desconozco, no por ello voy a darle la explicación que más me satisfaga.

Sacado de este artículo que ahora mismo está en la portada de meneame.